IGUALA:

La iguala es un contrato de prestación de servicios entre el despacho y el cliente (particular, familiar, empresa, etc.) por el que se regulan los servicios a prestar y los honorarios periódicos a percibir por ello. 

Se establece así para cada cliente, en función de sus necesidades los servicios que se le prestaran.

A modo enunciativo y no limitativo puede establecerse desde las consultas telefónica o personales, sin informe escrito, hasta la asistencia a juicios, la llevanza de cualquier procedimiento, administrativo, judicial, fiscal, etc, así como la realización de nominas, declaraciones periódicas a seguridad social, impuestos, etc.

La retribución de honorarios, devengada periódicamente, mensual, trimestral o anual, se establece en función de los servicios que se incluyan en cada contrato.

Los servicios pueden ser para una persona física, una empresa, comunidad, una familia o cualquier otra entidad.